miércoles, 12 de febrero de 2014

CASA BONHAMS TU LOCAL DE ALTO STANDING

 
 


Lo reconozco, soy millonario. Como todos los de mi clase social, solemos pasarnos la mayor parte de nuestro tiempo en internet intentando deshacernos de un poco de liquidez. Pero a pesar de mis millones, no es oro todo lo que reluce. Si en lugar de serlo en millones de espermatozoides ociosos lo  fuese en euros, el tiempo que pasaría en paginas porno sería infinitamente menor del que pasaría disminuyendo liquidez económica en páginas como la de la casa Bonhams.

Y es que ¿Dónde sino? podrías malgastar el dinero heredado (evidentemente) en cualquiera de las cientos de bellezas no solo bicilíndricas a tu disposición, que te provocan con sus fotos de alta resolución desde su lasciva web de subastas.

Vale, es cierto que la mayoría son sesentonas de los 50 y viejas americanas de escuchimizados chasis y escasos neumáticos, que solo me ponen cuando son ex famosillas de algún documental o video del YouTube. Pero reconozcámoslo, el book de MILFs de los 80 y 90 es de los de sacar la cartera con los billetes de mil dólares, e ir metiéndoselos uno a uno en las toberas de admisión a todas las disponibles, hasta acabar con un harén mayor que el de Jay Leno antes de que la parienta de cuenta del pedazo de pervertido con el que se ha casado.

Y lo que más disfrutas de tu visita es que además sus precios son de lo mas contenidos. Teniendo en cuenta que estas en un sitio de alto standing y los tugurios de mala muerte a los que estas habituado como milanuncios o segundamano.En ellos ya solo el nombre te hace ponerte doble traje de agua antes de acercarte para pagar, a precio de semioficial, antiguas bellezas de poco mas de 20 a las que se les notan los kilómetros y los años de abusos y  mala vida.

Es mas, incluso aunque no tengas los millones necesarios para hacerte con una de verdad, los de Bonhams también te seducen con mogollón de material impreso de la máxima calidad que nada tiene que envidiar a las publicaciones mas famosas del ramo. Antiguos catálogos donde se promocionaban esas bellezas, carteles de correrías a las que en su día no te invitaron o eras demasiado joven para disfrutarlas. Así como todo tipo de parafernalia hardcore como herramientas, vestimentas y hasta trofeos ganados por ellas sin duda acompañadas por colegas del gremio.

En fin un paraíso digital donde, aunque parezca mentira, está incluso permitido el acceso a menores recién estrenados o sin experiencia. A lo que por supuesto Mad Riders se opone firmemente. No vaya a ser que utilizando la tarjeta de papa, algún jovenzuelo sin experiencia consiga con una RC30 como recién salida de su casa en algún lejano país asiático, para que le inicie en el mundo de las locuras ilegales a la previsible y altísima velocidad fruto de su inexperiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario