lunes, 17 de octubre de 2016

Circuitero


Ahora que soy un señor mayor totalmente reformado y circuitero de 2016, ha llegado el momento de rememorar como fue mi primera vez.







Estaba yo en el Model´s y vi una mulata en la barra medio en bolas………….ui, perdón que me equivoco de primera vez.







Vuelvo a empezar:




Estaba yo en Ceuta y vi una mora en la marina medio en bolas….



¡¡¡Joder Pelayo!!!! , céntrate.



 
 
 
 

Estaba yo en 2006 recién llegado a Ceuta firmemente decidido a cambiar y convertirme en un joven totalmente reformado y circuitero. Gracias al sueldo precrisis, la cercanía de circuitos y la ausencia de vaginas gastonas, la cosa parecía factible.

Con 6000 euros en vales de compra disponibles en el concesionario Yamaha/KTM tras mi maravillosa trayectoria deportiva de 8 minutos en el off road y por aquello de que la moto más radical del mercado era la R6, aquí el radical de toda la vida, lo tuvo claro:

Me va cambiar esta carretilla de vales por una R6RRRRRRRRR de esas tan R”

¿Color? “

Me la suda, es para circuito y ya que estamos, me añade unos carenados Speedfiber”

¿ Sped que? , Oiga que esto es un concesionario decente y aquí solo tenemos hachis”

- Ya empezamos con los de Ceuta y su gran tradición motera…
 
 
 
 
 
 
Rememorando los tiempos en los que había que tratar los cilindros italianos con más cariño que a los parientes de los mafiosos de Ceuta, me dispuse a hacerle a la yamaha el típico rodaje de 1000 kilómetros tan típico de las notas de suicidio de los quemados.

Tras emular a Scout Russel en el ovalo de Daytona, dando vueltas como un mongol a la circunvalación de Ceuta durante una tarde entera, el odómetro (se nota que estoy estudiao) no pasaba de la tirada media del un rutero para ir a mear. A ese paso terminaría el rodaje 10 minutos antes de que el mundo se fuese a tomar pol culo diciembre del 2012. Así que traicionando mi recién estrenado espíritu circuitero, no tuve más remedio que descolgar el mono de mi más veterano espíritu quemado para hacerme un par o tres de Algeciras-Málaga-Algeciras por la autopista, si el coxis y la magalla Ferraris y Paganis a 50 km/h de la zona me lo permitían.

 
 

 

A la hora de elegir el circuito de mi debut no hubo dudas. Si Almería estaba a 400 Km., Guadix a 300 y Jerez a 100, el rutero que hay en mi, se decantó en 35 milésimas de segundo por la pista gaditana. Solo dudando si esos entrenamientos privados de pretemporada, afectaría a mi más que probable debut mundialista al no haberla declarado como pista de pruebas del team Mad Riders.

A la hora de elegir el color de los carenados, alguien con las cosas tan claras como yo, tampoco tuvo dudas. Si en los chinos el bote de spray fosforito valía 15 euros, el brillante 10 y el negro mate salchichero solo 5 , el cutre vocacional que ya había hecho del negro mate el color corporativo del equipo en los tiempos de los scooter y los chinos de Gijon lo tuvo claro: Carenados negro chesterfield.

 
 

 
 
 

Dada mi amplia experiencia con los platidecores y mi falta congénita habilidades psicomotrices útiles, no esperaba acabar con los primeros carenados de circuito colgados en el Tyssen de Malaga, pero de ahí, a acabar con la mayor mierda de la historia de los circuitos francamente similar a un Polock original, hay un trecho y de los gordos. Todo debido a que nadie te avise de que los speedfiber vienen con una grasilla repelente a la pintura que hay que quitar antes de pintar a lo loco con spray de los chinos,

Afortunadamente solo fue el frontal y los laterales los que acabaron patrocinados por el maquillaje de Freddie Kruger ya que la instalación del colín monoplaza superó de largo tanto mis habilidades como las de mi kit de herramientas de la BH. En realidad fue una suerte ya que mi gran condición física, tras 6 meses alimentándome de salchichas y Dan Ups superaba con creces la resistencia estructural del de fibra.
 
 

Después de una breve, por asfixiante, comprobación de que la dieta milagro (de que no me diese un infarto) también influía en la integridad estructural del Dainese a medida (otras) y con la furgo convertida en un cóctel molotov de 3 toneladas, gracias a la acumulación de gasota 30 céntimos mas barata de Ceuta en botellas de fontvella, me lancé ( cosa poco recomendable en un cocktail de ese tamaño) en dirección a Jerez of the frontier.

 
 

Mientras con un ojo controlaba (por decir algo) que la moto no se cayera contra las botellas de fontvella de 96 octanos que revoloteaban alegremente a su alrededor y con el otro, que no hubiese mas radares de la cuenta, mi cerebro,que debería ser el único atento a la carretera, más que nada por aquello de llegar vivo a Jerez, empezó a intuir que me había dejado algo en casa. ¿Pero el que?

 
A ver Pelayo, piensa:

-Donetes, si
-Patatitas, si
-Donuts, si
-Oreos, si
-Filipinos, si
-Tigretones, si

¿Qué más, que más?

Ah si

-Moto, si
-Caso, si
-Mono, si
-Deslizadera, no

¡¡¡COÑO LAS DESLIZADERAS !!!

 
 
 

Que se me han quedado pegadas con cinta americana al pantalón de cordura (Dainese of course) que había pillado para rutear y eso……

¡¡¡Lo único que me faltaba!!!

Me pulo 3000 napos en ir a circuito a desfasar y voy a tener que pilotar con el casco embutido en una bolsa de papel al tener que ir estilo fino en plan Hailwood

¡¡¡Ni de coña!!!
 
 
Aunque tenga que beberme la producción anual de latas de Acuarios para pegarlas al mono, yo voy en plan Saarinen. Es una cuestión de principios bacilones básicos desde los tiempos de la bicicross con Hutchinson.

 
 
 
 
 
Tras aparcar a las puertas del circuito y sobrevivir de puto milagro a los gases tóxicos de la gasofa que inundaron la furgo durante la noche, al abrir el ventanuco de la zona de carga y pernoctación, fue como si me hubiese equivocado de cruce en Alcornocales y en vez de en Jerez hubiese acabado a las puertas del circuito de Abu Dabi.

¡¡¡ PERO QUE YE ESTO !!!

¡¡¡ME CAGOEN MI MADRE!!!

- Típico comentario del Asturiano medio en el sur de España al levantarse y estar ya a 28ªC-

¡¡¡PERO SI SON LA 8 DE LA MAÑANA Y SOLO ESTAMOS A 8 DE AGOSTO!!!

¡¡¡ESTO NO YE NORMAL!!!

A, bueno, que estoy en Andalucía y esto si es normal. Lo que no lo es, es apuntarse a una rodada en agosto en Jerez, pedazo de mendrugo, por eso era tan barata……
 
 
 
 
 
Venciendo la tentación de plantarme en bolas en el briefing, meto la moto en los boxes mundialistas dejando a mi paso cual caracol baboso mutante tamaño capitulo de los power rangers, un nuevo afluente del guadalquivir gracias al colorcillo reinante.

Aprovechando tan racing emplazamiento, me flipo solo y me creo el Ramón Forcada Asturceutí. Así que pillando el cuchillo para cortar queso y con mis grandes conocimientos en ingeniaría, me dispongo a reglar las suspensiones, adaptándolas a las condiciones reinantes en la pista jerezana.

Dado que a los 5sg de comenzar la carrera de ingeniería, me aburrí y me empadrone en la cafetería, todo lo que sabía de suspensiones, es que para rodar en circuito hay que ponerlas más duras. Si a mis conocimientos técnicos les sumaba mí sentido común, que dice que si pesas tanto como el resultado de una noche loca entre una ballena azul y un elefante africano, hay que ponerlas más duras. No necesitaba un telemétrico para interpretar los resultados:

Duro + Mas duras = Duras de cojones

Así que tras dar para la derecha más clicks que encargado de la ruedecita de la caja fuerte del banco España, acabe con una R6 con el mismo recorrido de suspensiones que un porta contenedores de 300m de la Maerks.

¡¡¡PERFECTA!!!
 
 
 
 
 
 
 
Cuando quedaban escasos 5 minutos para empezar mi turno, conseguí al fin embutirme en el Dainese con deslizaderas de oro (por el precio) compradas en la tienda del circuito. La tanda era de media hora, así que con un poco de suerte, en 10 minutos tendría en mi poder el record de la pista y el de apnea en mi poder.

Sin ver absolutamente nada por culpa del vaporcillo que inexplicablemente se hacía paso entre la piel de humano y la de canguro y con la esperanza de no añadir el record de infarto más precoz del hospital de jerez a mi colección, me lance en dirección al ovni (literal pues no veía hacia donde coño iba)
 
 
 
 
 
Ya que era nuevo, iba con las ruedas de serie y la moto aun estaba en rodaje por acabar hasta los cojones de la autopista Algeciras-Málaga-Algeciras, con dolor de mi corazón me había apuntado en la tanda de los ruteros de mierda, con la esperanza de ser ascendido a la mayor brevedad por los organizadores a la tanda de futuras estrellas de MotoGP, dadas mis innatas condiciones de pilotaje.

Aunque la temperatura del asfalto y el sobrepeso que se acercaban peligrosamente a las propias del adolescente el primer día de playa del año y del adolescente freaky que nunca va a la playa, se encargaban de calentar de cojones los bridgestones, dedique un par de vueltas a calentarlos aun más y a familiarizarme con la pista y su desconcertante ausencia de autobuses en la trazada buena.

A pesar de ser caliente por naturaleza (y mas a 8 de agosto) me considero un piloto responsables, así que solo en la 4ª vuelta me permití el lujo de darme un atracón de los gordos a base de comerme con patatines el final de recta de dry shack por mirar a cuanto iba en la recta la r6. Gracias a las suspensiones tan firmemente adaptadas a pista, las patatines estuvieron a punto de ir acompañadas de una generosa guarnición de dientines.

 
 
 
 
 
A la 8ª o 9ª vuelta y a pesar de que faltaba mucho para el final de la tanda, el hecho de que faltara aun menos para morir deshidratado, me forzó a entrar en boxes para un reportaje rápido que termino en definitivo pues parecía que el acuarius entraba por la boca e inmediatamente salía por el resto del cuerpo sin solución de continuidad.

NOTA MENTAL: incluir en el equipaje una piscinita hinchable cuando un equipo japonés reclame mi talento para las 8hs.
 
 
 
 
 
Ya en la segunda tanda, más adaptado a la falta de coches y en mejores condiciones físicas gracias a haber adelgazado entre 5 y 10 kilos en la primera, empecé a forzar el ritmo. Como es lógico al mismo tiempo también empezaron los problemas de puesta a despunto de la moto que no míos.

Cuando no se iba de delante, se iba de detrás o ya directamente intentaba irse ella sola volando al desguace. Una cosa es emocionarse llevando al límite una supersport y otra muy distinta es llevar los huevos de corbatas cuando los necesitas entre las piernas para controlar la NSR 500 del 87 en la que ha mutado tu anteriormente controlable R6.

Llegado a boxes y a falta de telemetría y conocimiento técnico alguno, la solución parecía difícil, hasta que en una de las muchas vueltas alrededor de la moto haciendo ver que sabia lo que estaba haciendo, ves que los bridgestones de los cojones, en lugar del negro rueda habitual, son ahora de un monisimo color azul no rueda metalizado nada habitual. Si a eso le añadimos que parecía un jersey de lana de los chinos al primer lavado, todo lleno de pelotillas por toda su superficie, no hacia falta llamar a Jeremy Burgués para intuir que las suspensiones estaban un pelin durillas…
 
 
 
 
 
 
 
Entre el follón del box, el calor, y que la herramienta especifica estaba llena del queso para el que originalmente estaba diseñado, con el desmadre del clicks para arriba y para abajo, en altas, y bajas, compresión y extensión sin tener la mas remota idea de la función especifica de cada una ellas, faltó el canto de un duro para acabar con la primera R6 con basculante delantero y horquilla trasera.

En fin…. Un poema.


Tras las modificaciones la moto iba perfecta, el problema era que no para ir rápido, sino para matarse. Eso si, ya no derrapaba, simplemente ahora se negaba a tumbar ni girar.

Como quemado de los 80 criado a medias entre mi madre y Wayne Rainey, supe adaptarme a los defectos de la moto, mas que nada por amortizar un poquito los 300 eurazos que me había fundido para disfrutar de tan maravillosa experiencia. Decido ir mas depacito (si cabe) y dar vueltas a ritmo de Paton pero sin tener que parar en cada curva a recoger el corazon de la puzolana. Con parar una vez en cada giro a pillar los pulmones debajo del ovni ya tenía bastante.


Como dice el Asturiano típico en el sur de España a 42ª C a eso de las 4 de la tarde…..

¡¡¡¡ME CAGO EN DIO…………………!!!!

 
 
 
 
A eso de las cinco y media, cuando la temperatura de la pista, nada tenía que envidiar a la de la superficie de Venus y con un Dainese que por esas horas debía rondar las 80 toneladas de peso entre el sudor y el contenido de la neverita convertida en piscinita, me vi forzado a retirarme por avería mecánica. En concreto del chasis deltafondox y problemas de sobrecalentamiento del piloto no visto desde los tiempos del primer visionado en VHS de New Wave Hookers 2.

La sexta y última tanda la iba a rodar Rita la circuitera pues pensaba pasármela en coma en la parte trasera de la furgo si encontraba a alguien con traje de protección biológico de nivel 10 que me ayudase a deshacerme del apestoso canguro muerto que tenía pegado a mi musculado cuerpo.

Tras lograr de alguna manera que no recuerdo, subir a la furgo la moto, la cual en contra de todas las predicciones de Bet365 acabo sorprendentemente en mejores condiciones que la piltrafa humana que tenía que llevarla de vuelta a Algeciras.

Con el ligero inconveniente de ser prácticamente incapaz de moverme de uñas desde la uña del dedo gordo para arriba, emprendí el viaje con el melonazo característico de los que van deshidratados a pesar de haber contribuido a la subida de 10 puntos en la cotización de acuarios en dicha jornada.

 
 
Una vez despertado por las azafatas de balearia que ya habían asumido la muerte e otro pasajero obeso en su turno, llegue incluso a plantearme en mi desesperación el dejar la moto y el mono durante la noche ceutí en el interior de la furgo porque ni tan siquiera era capaz de bajarme a mi mismo de ella.

Pero bueno al final, de alguna manera llegue a mi casa en la zona BIP (borrachos, islamistas y problemáticos) de Ceuta.
 
 
 
Los planes de pasarme las siguientes 48h postrado en mi repugnante camastro de soltero sin visitas inesperadas, se fueron a tomar pol culo mas o menos a los 5 minutos de darles las buenas noches a las 3 o 4000 cucarachas que tenia como compis de piso, gracias a que alguien había cambiado mi amado colchón con forma de Pelayo, por una cama de fakir que se me clavaba mayormente en la vértebra que hacia unos años había arrancado ella sola y sin ayuda una señal de prohibido adelantar que su dueño se estaba saltando por el forro de los cojones.
 
 
 
Por los siguientes 15 días me vi obligado a dormir (por decir algo) en el repugnante sofá de soltero sin visitas inesperadas anexo a la cama por mucho que el coxis y el sacro me recordasen cada 30 sg que ellos también habían tenido su responsabilidad en el arrancamientos de señales.

En fin, 300 napos que me podía haber ahorrado yendo a Ronda como los quemados normales.

Donde este una buena carretera
 
 
 
 
 
Con sus bares para hidratarse sentadin
Sus líneas continuas para obviarlas
Sus ciclistas para usarlos de chicanes
Sus Ferraris para humillar
Sus vespinos para adelantar alguna cosa con 2 ruedas
Sus baches cagarse en los políticos
Sus gatos y perros para hacer motocross
Sus manchas de aceite para mejorar el triple loop
Sus señales verticales para conocer enfermeras de trauma
Sus hojas y castañas para cambiar regularmente de calzoncillos
Sus radares para tener fotos de recuerdo
Sus guardias civiles para hacer nuevos amigos

Y sus guardarrailes para………

¿Alguien sabe para que sirven los guardarrailes?

 
 
Yo no, así que por mucho que mole pulirse Bugatis en Ronda y Renaults en el Pedroso, en el momento que tu bebe ya no tiene de nombre un conjunto de letras mas o menos enrevesado, sino que se llama María, sabes que los días divertidos se acabaron mas o menos en el momento en que la fabricaste.

Asi que por muy truño que sea y en vista de que siguen tirandome más dos carretas que dos tetas (que ahora son del bebecito) habrá que hacer el esfuerzo físico y económico por seguir siendo un viejo quemado totalmente reformado y circuitero.