domingo, 26 de marzo de 2017

Rudi Kurth otro genio del Continental Circus

Si hace un mes hablábamos de un genio que se hizo su propia 500 de GP con un par de motores de Honda de automocion para luchar contra Agostini, hoy le toca el turno a otro, que no contento con hacerse otra partiendo esta vez de un motor marino, acabo diseñando vehículos campeones de categorías tan diferentes como sidecars, 350gp, MTB, solares y triathlon.



Sin embargo por lo que realmente salto a la fama hace unos años, especialmente en el mundo hípster fue por haberse ligado a este bellezón, icono del mundo café racer tras haber sido publicada su imagen en una revista pija.




El sueño humedo de todo miembro del mundo postureo rocker, se llama Dane Rowe y fue una copiloto de sides en la gloriosa época del continental circus a la que, como ella dice, cupido directamente acribillo con toda la munición posible, el día que fue a pedirle liquido para los frenos para el sidecar al tipo con más reservas de ese líquido de todo el paddock ya que el suyo (de finales de los 60) era totalmente hidráulico.



Ese piloto que le daría su apellido y un sitio permanente en su vida y su side, era el suizo Rudi Kurth,  un genio de la mecánica.



Y es que claro, un tipo que de adolescente, hace esto con un Fiat 600 apunta maneras.



Dicen que si en física teórica, no has cambiado las leyes del universo antes de los 25, nunca lo haras. En motos es algo parecido y un genio como Kurth comenzó a ganarse sus galones de genio de la ingeniería y los materiales compuestos bien joven, diseñando el sidecar campeón de mundo del 65 y 66 con Frizt Sheidegger.



Una unión que acabo en tragedia con la muerte en Mallory park del campeón suizo, que como muchos otros, se negaba a  aceptar la prohibición de las carreras en el pais del gruyere. Legislación que aun hoy permite a Alonso, Pedrosa y compañía, vivir allí sin pagar ni un duro a la hacienda helvética al no considerarse el pilotaje un trabajo.


Tras años complicándose la vida intentando hacer funcionar un sofisticado motor marítimo, al menos tan bien, como un simple bicilíndrico alemán de toda la vida...



...Kurth volvió a dar rienda suelta a su magia desarrollando un tricilindrico partiendo del motor TZ 250 que, a parte de acabar injertado como un 500 en su side, triunfo con Katayama ganando el mundial de 350 montado en una especie de prototipo TZ 350  externo a Iwata.


Aunque revolucionaria, la moto del japonés no iba equipada con el protochasis doble vida que Kurth había hecho para otra TZ, pero del 73.


El tercer motivo de fama para Kurth quizá no tuvo mucho glamour, al menos hasta su segunda evolución. El suizo se hizo famoso en el paddock por su famosa ranchera Citroen DS que obstinadamente se negaba a cambiar por una mucho más tradicional Transit.



Tal era su obstinación, que tras unos años desplazándose junto a Dane con su side, equipado ya con un motor de 500 procedente del mundo de las lanchas rápidas, bien colocadito en el techo del Tiburón...

...decidió aprovechar sus conocimientos haciendose su propia 500 de GP.

Kurth la diseño bajita, larga y muy chiquitita, como una 50. No tras complicadísimos estudios mecánicos y aerodinámicos, sino simple y llanamente porque era la única manera de que entrase en la parte trasera de su ranchera.


No fue este su mayor éxito, como muchos otros inventos similares, los motores marítimos necesitan el volumen de un océano entero, que no cabe en un chasis de moto, para refrigerarse. Aparte de que en el mar, por lo visto, los silenciadores asesinos de cv no se consideran obligatorios.


Cansado de las motos de 2 ruedas, se paso de nuevo a las de 3 y ya de paso a su motor Tz. Esta vez en un monocasco con slicks mucho mas pequeños de lo establecido provenientes nada mas y nada menos que del mitico Tyrrell P34 de F1 siguiendo con su manía de vehículos bajitos.



Como debía haber presupuesto, el genio suizo aprovecho para hacerse su propio concepto de motorhome, como no, basado en un DS. Aun hoy seria la envidia del paddock de no ser, porque allí no cabria ni una moto3.


Dicha furgo le acompaño en su primera aventura post GPs cuando quizá cansado de la velocidad pura, se paso a la lentitud mas pura todavía...


...al diseñar unos de los primeros vehículos de competición solar que, como no, fue tan exitoso como sus aventuras anteriores.



Aprovechando de nuevo sus años de experiencia con la fibra de vidrio, se lanzo de lleno a revolucionar el mundo del windsurf con un engendro, pues este tipo de genios no puede ir por la vía normal, en el que se intentaba unir lo mejor de los veleros y las tablas convencionales.






Tras esa aventura ochentera, en los 90 lo que reventó fue el mountain bike y como no, la inquieta cabeza de Kurth vió otro nicho donde innovar.


Dejando atrás la fibra de vidrio adopto el carbono como santo grial, desarrollando una bici de downhill....



...cuyo diseño compro Scott para hacerse con el titulo europeo y de paso con las ansias consumistas de todo lector primigenio de la revista BIKE.


Como debió establecer buenas relaciones con los de Shimano,  sigue haciendo bicis revolucionarias hasta el día de hoy. Aunque en los 2000s si eres una mente inquieta, no te queda mas remedio que dedicarte al triatlón. Donde aun se permiten los diseños locos como los que le dieron 5 triunfos consecutivos en el iron man.



Es una pena que genios así se tengan que refugiar el las bicicletas para poder seguir desarrollando sus ideas. En moto GP gente como Kurth 

ya no tienen sitio en un mundo tan regulado y restrictivo.







Como la gran mayoría de la gente empieza a pensar cuando se acercan peligrosamente a a cincuentena:

Cualquier tiempo pasado fue mejor...



No hay comentarios:

Publicar un comentario